Recuerdos del bosque

Celebración de nuestro XV aniversario

Por 6 días nos dimos una escapada de la ciudad y de la realidad. Nos montamos al auto lleno de chamarras, ropa térmica, cascos, gorros, galletas y una guitarra con todo y su estuche que pesa el doble de la guitarra. Los pequeñines aguantaron muy bien el camino de 3 horas escuchando sus cuentos infantiles y audiolibros. Entre el Feuerwehrmann Sam y Findus & Pettson, el tiempo pasó rápido. El contraste de los cielos azules con los prados blancos nos hizo brillar los ojos. Fueron seis días de felicidad, cada día al calor de la leña el frío se sentía menor. Una noche titiritando llegamos hasta -20°C! Eso sí que se sentía fuerte, aunque abrazada de mi buen Feliciano, ya no había de qué preocuparse. Cada día el trabajo de poner la leña al fuego para calentar la casa, el sauna o el jacuzzi eran un buen incentivo para entrar en calor y después relajarnos. Los niños se divirtieron jugando a las escondidas, pintando, ayudando a poner la chimenea, saliendo a andar en los trineos en la nieve, ejercitando sus patadas de crawl en el jacuzzi, etc. Un día fuimos al parque de los alces y fue la cosa más espectacular haber estado tan cerca y tocando la cara de un alce con grandes cuernos. Dicen sus cuidadores que ese alce es mitad caballo, un cuarto perro y el resto alce y tuvo mucha razón, a pesar de que impone su tamaño y su presencia, son unos animales muy tiernos. Todo el día nos quedamos con la bonita sensación de haberlos visto. La cocina aunque pequeña, estaba equipada con todo el equipo necesario, todo funcionando y muy limpio. Pudimos hacer desde desayunos sencillos con cereal y leche hasta cenas deleitantes y suculentas como verduras a las brasas acompañadas de un buen trozo de carne de cerdo al horno y vino. Al final lo que gastamos en 6 días en el bosque sería lo que pagaríamos en dos idas a un restaurante pipirisnice solamente Feli y yo. Así que ya sabemos para la próxima cómo y dónde podemos reemplazar una cena especial 🙂

Las cosas bellas de la vida son abstractas.

Qué sí y qué no llevar

Artículos esenciales para no sufrir

  • Varios cambios de ropa interior
  • Uno o dos pantalones para nieve y dos pijamas
  • Una buena chamarra
  • Un buen suéter (por ejemplo de lana) y un suéter de fliss
  • Zapatos de interior
  • Botas o zapatos para nieve
  • Guantes gruesos
  • Uno o dos libros
  • Un juego de mesa
  • Gorro con lámpara integrada, si no hay:
  • Lámpara de bolsillo (para ir al baño en la noche)
  • Cerillos/encendedor/velas

Artículos dispensables

  • Traje de baño
  • Ropa casual
  • Juguetes
  • Estuches para actividades manuales
  • Música (es lindo el sonido del silencio…)
  • Computadora
  1. Querida Angie. me sorprendió la habilidad y rapidez con que activaste lo que conocemos como árbol de decisiones ante tu…

  2. Hola! Yo acostumbro tener las menos tareas posibles, así que acumulo poco. Me conlleva a varias consecuencias y el más…

Te gustó el contenido? Quieres saber más? Déjame saber y con gusto te contesto

One Comment on “Recuerdos del bosque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: