Un cérvido en el jardín

Los cérvidos son mamíferos rumiantes que incluyen a los venados. Esta vez no era un ALCE como los que vimos en el norte de Suecia hace unos días, sino solamente un VENADITO en el jardín. Aún así, da gusto ver a esos animalitos que a pesar de que son más grandes que los perros, son muy indefensos y tiernos. Lo malo es que no se dejan agarrar. Corren cuando escuchan que se abre una puerta y son tan rápidos llegando hasta 60 km/h!!!.

Durante el verano del año pasado, recuerdo muy bien una mañana alrededor de las 5-6 am en que me levanté para darle su biberón a Coyito. Escuché que estaba llorando o quejándose. Cuando fui a su habitación me di cuenta de que no era ella quien lloraba, sino el sonido venía de afuera. Parecían maullidos de un gato que se había peleado o algo así. No sé si para suerte o lamento, la ventaba estaba bloqueada completamente para que no entrara el sol (durante el verano hay sol casi todo el día y noche, así que para poder dormir se tiene que poner muchas cortinas o bloquear las ventanas). Entonces no hice mayor caso porque dejé de escucharlo pronto. Ese mismo día alrededor de las 10 am, mientras desayunábamos, Coyo vio algo por al ventana y llamó mi atención, yo creí que era la familia de venados que frecuentemente nos visitaba por esos días. La familia era la pareja de padres y un venado pequeñito, al cual parecían cuidar mucho, como cada padre/madre lo haría.

Para nuestra sorpresa, más bien para nuestro shock, se trataba del venadito completamente destripado :-(. Se encontraba su cadáver en el jardín trasero de la casa, justo donde da nuestra ventana del comedor. No podíamos creerlo. En ese momento comprendí que a las 5-6 am estaba enfrentando su última batalla ese pobre cérvido. Nunca supimos quién fue el predador, pero imaginamos que fue un zorro. Ya por algunos comentarios del vecino que nos ayudó a decidir dónde enterrarlo, y también después al investigar qué animales viven en esta región de Suecia.

Lo que nos ocurrió no es un evento aislado, esto ocurre no tan infrecuentemente. Si encuentras a un animal muerto en tu jardín, básicamente te tienes que encargar del asunto tú mismo. Por eso tener vecinos suecos fue de ayuda ese día. El vecino nos enseñó el lugar donde previamente ya habían enterrado a otro, así que Feli se encargó de darle sepultura al pequeño Bambi. 😦

Por semanas tuvimos el sentimiento de tristeza y pensábamos cómo y porqué estaba el venadito solo. O porqué no vimos a los papás buscar al pequeño por nuestros rumbos. Yo tuve también un sentimiento de culpa al no haberme asomado a ver qué pasaba. Creo que hubiera sido una escena muy fuerte tratar de despegar al zorro del cuerpo del pequeño, luego llevar al venadito al hospital y quién sabe si viviría. De haber sobrevivido, creo que nos hubiera gustado cuidarlo un tiempo y luego qué? Regresarían sus papás? No sabemos, lo que sí sabemos es que nuevamente tenemos esas lindas visitas que se comen las cortezas de nuestros árboles en el jardín. Y verlos ya es motivo de alegría <3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: